Caribe

¡Mar, sol y arena! Tres sencillas palabras que dicen mucho acerca de un destino de vacaciones en el Caribe. Elija una isla tropical idílica, combínelo con una amplia gama de actividades, y añada un toque de color local y sonrientes rostros bañados por el sol. ¿El resultado? Una receta infalible para unos recuerdos perfectos.

¡Todo es mejor en las Bahamas! Al menos, eso dicen y no sin razón: dos mil islas y cayos, playas espléndidas y cristalinas aguas azules se combinan con un servicio inigualable y la hospitalidad de los bahameños.

La República Dominicana presenta una arquitectura colonial que convive con modernas estructuras, cumbres y valles, acantilados y manglares, playas de arena blanca rodeadas de palmeras, además de la salsa y el merengue. Añada la cálida bienvenida de los locales y descubrirá que ¡República Dominicana lo tiene todo!

En Guadalupe podrá encontrar la isla volcánica de Basse-Terre, las playas de Grande-Terre y un numeroso grupo de islas pequeñas. Cada una de ellas ofrece algo diferente, pero siempre con ese toque típico de la rica cultura del Caribe francés.

Además de ser el hogar del llamado "París del Caribe", así como del Monte Pelée, Martinica ofrece una gran variedad de paisajes y actividades. Su exquisito paisaje isleño resulta un escenario ideal para practicar esquí acuático y wakeboard.

Antaño fueron refugio de piratas y, hoy en día, las ocho islas coralinas de Turks & Caicos son un popular enclave para el buceo y el esnórqueling, pero este archipiélago tiene mucho más que ofrecer: pueblos históricos, un paisaje diverso y playas casi vírgenes.